[Spanish/Español] Guía del inquilino para el ahorro de energía y agua

A renter's guide to saving energy and water
Publisher: 
Department of the Environment and Energy
Date: 
September 2018

No hace falta ser propietario para beneficiarse de las acciones para ahorrar agua y energía. Casi un tercio de los australianos reside en una vivienda alquilada, y si bien hay limitaciones sobre lo que se puede cambiar en una casa cuando se alquila, hay maneras de reducir los gastos y el impacto medioambiental, aunque no se puedan instalar paneles solares y tanques de agua de lluvia. De hecho, algunas de las medidas más eficaces que usted puede tomar para ahorrar energía y agua suponen cambios pequeños de sus costumbres cotidianas sin ningún costo económico para usted.

Ya sea que esté alquilando a corto o a largo plazo, hay un montón de cosas sencillas y de bajo costo que puede hacer para reducir el uso del agua y la energía y ahorrar cientos de dólares al año sin sacrificar su comodidad ni su estilo de vida.

Ideas para el ahorro energético

La eficiencia energética (a veces llamada “uso eficiente de la energía”) implica el uso de menos energía para proporcionar el mismo nivel de rendimiento, confort y comodidad. Pruebe estas medidas prácticas para reducir el uso de energía y las facturas de su hogar.

  • Elija electrodomésticos de bajo consumo. Los electrodomésticos suponen hasta un 30 por ciento del consumo de energía, y por eso el tipo de aparatos que elija y el modo de usarlos influye mucho en su consumo de energía y sus facturas. Si piensa comprar un nuevo electrodoméstico, considere comprar un modelo de bajo consumo. Busque la etiqueta Energy Rating Label para establecer cuán eficiente es el aparato: cuantas más estrellas tenga, más energía y dinero podrá ahorrar.
  • Controle el clima de su hogar. La calefacción y refrigeración suponen alrededor del 40 por ciento del consumo de energía en el hogar. En invierno, considere ajustar el termostato de calefacción a 18–20 grados Celsius. En verano, procure ajustar el termostato a 25–27 grados Celsius. Ajustar el termostato incluso un grado más (o menos) puede reducir la energía que se gasta en calefacción y aire acondicionado de un 5 por ciento a un 10 por ciento. Cuando tenga encendidos el aire acondicionado o la calefacción, cierre todas las puertas de las habitaciones que no esté utilizando.
  • Selle huecos y grietas. Eliminando las corrientes de aire en su casa y sellando las fugas de aire caliente y frío puede reducir su factura de electricidad hasta un 25 por ciento. Para evitar la fuga de aire por debajo de las puertas use un burlete de tela relleno de arena (como una ‘serpiente’ larga) y selle todas las ventanas, las tablas del suelo, los rodapiés, las claraboyas y las cornisas con tiras aislantes. Pida permiso al propietario antes de colocar tiras aislantes.
  • Mejore la eficiencia de las ventanas. Evite la fuga de calor instalando perfectamente cortinas y persianas para retener una capa de aire inmóvil junto a la ventana. También puede abrir las cortinas en invierno para que entre el sol durante el día y cerrarlas antes de que oscurezca. Asimismo, en verano conviene cerrar las cortinas durante las horas más calurosas del día.
  • Elija el ventilador en lugar del acondicionador de aire. Los ventiladores de techo y de pie cuestan alrededor de un céntimo por cada hora de funcionamiento y producen muchos menos gases de efecto invernadero que los acondicionadores de aire. Los ventiladores ayudan a hacer circular el aire y se pueden utilizar para mejorar la eficacia de los sistemas de aire acondicionado, así como para hacer circular aire caliente y mejorar la eficiencia de la calefacción de su hogar en invierno.
  • Cambie por la iluminación de bajo consumo. La iluminación supone alrededor del 12 por ciento del consumo de energía en el hogar. Cambiar por la iluminación de bajo consumo y usar las luces de manera eficiente puede reducir a la mitad los costos de iluminación. Sustituir las clásicas bombillas incandescentes por lámparas fluorescentes compactas (CFL) o diodos emisores de luz (LED) es una manera eficaz de ahorrar en costos de energía. Las CFL utilizan el 20 por ciento de la energía que usa una bombilla incandescente y pueden durar entre 4 y 10 veces más.
  • Consumo latente. Muchos electrodomésticos y aparatos, como los cargadores de teléfonos, las videoconsolas, los microondas y los equipos de sonido siguen consumiendo energía cuando no se utilizan. Ese consumo latente puede suponer el 10 por ciento del consumo de electricidad de su hogar. Si apaga completamente los electrodomésticos y aparatos cuando termina de usarlos, reducirá tanto su consumo de energía como las facturas. Si tiene una luz piloto o un reloj, el aparato está consumiendo energía.
  • Refrigeradores y congeladores. La temperatura óptima del refrigerador es de entre 3 y 5 grados Celsius, o de entre –15 y –18 grados Celsius en el caso del congelador. Cada grado que se reduzca aumentará el consumo de energía un 5 por ciento. Mejore la eficiencia de su refrigerador y congelador eliminando la acumulación de escarcha en el congelador y dejando un espacio de 5-8 centímetros alrededor del aparato para facilitar la ventilación. Si tiene un segundo refrigerador para fiestas, enciéndalo únicamente cuando lo necesite.
  • Lavado y secado de la ropa. Cuando use la lavadora, ahorre energía y agua utilizando agua fría y el ciclo más corto posible, regulando el nivel de agua en función del tamaño de la carga y esperando a reunir suficiente ropa para hacer una carga completa. Seque la ropa en el tendedero en lugar de usar la secadora: no cuesta nada.

Ideas para el ahorro de agua

Usar el agua de manera eficiente equivale a no desperdiciar ni agua ni dinero. Hay muchas medidas que pueden tomarse para utilizar el agua sabiamente en casa y en el jardín, a fin de asegurarnos de tener agua en el futuro.

  • Considere electrodomésticos y artefactos de bajo consumo de agua. Cuando compre un nuevo electrodoméstico o artefacto, trate de que sea un modelo de bajo consumo de agua. Busque la etiqueta Water Efficiency Labelling and Standards (WELS).
  • Use los grifos de manera eficiente. Un grifo que pierde a razón de una gota por segundo desperdicia más de 12.000 litros de agua al año. Ahorre agua arreglando lo antes posible los grifos que pierden. Puede reducir su consumo de agua mediante la instalación de aireadores. Los aireadores limitan el caudal de agua y se pueden instalar en el interior o exterior de los grifos. Es posible que antes tenga que pedirle permiso al propietario.
  • Instale cabezales de ducha de bajo consumo de agua. Si tiene cabezales viejos e ineficientes, puede pedirle al propietario que los cambie por modelos de bajo consumo de agua, dado que utilizan alrededor de un tercio del agua y así podría ahorrar más de 160 dólares al año en las facturas de electricidad y agua.
  • Descarga de los inodoros. Si usa un inodoro de doble descarga, opte por la media descarga cuando sea posible. Si el propietario de su vivienda va a reemplazar un inodoro de descarga única, puede sugerirle que instale un inodoro de doble descarga de bajo consumo de agua, ya que podría ahorrar 51 litros por persona al día. Si eso no es posible, usted podría comprar un dispositivo de desplazamiento de agua o poner una botella de plástico llena de agua en la cisterna para reducir su capacidad.
  • Minimice el uso de agua en el jardín. El clásico césped verde supone hasta un 90 por ciento del agua que usa en su jardín. Puede reducir esa cantidad ajustando el cortacésped para que corte a 4 centímetros o más. También puede reducir el uso de agua en el jardín mejorando los métodos de riego y escogiendo productos de bajo consumo de agua.

Recursos para inquilinos

Comunicación con el propietario o el agente inmobiliario

Las reparaciones o el mantenimiento, incluidas las mejoras sostenibles, requieren por lo general permiso (y financiación) por parte del dueño. Cada estado y territorio tiene leyes distintas con respecto a los inquilinos, por lo que es importante que busque información y pida permiso antes de hacer modificaciones en el inmueble.
Estas son algunas de las cosas que debe tener en cuenta a la hora de pedir modificaciones sostenibles al dueño o al agente inmobiliario:

  • Descuentos y asistencia. El gobierno ofrece una serie de descuentos y asistencia a los propietarios para que realicen mejoras sostenibles. Para apoyar su solicitud, podría buscar información para el propietario de su vivienda e investigar los descuentos y la ayuda que ofrecemos para ver lo que puede aprovechar en su situación.
  • Deducciones fiscales. Muchas mejoras ecológicas a la propiedad, así como las reparaciones y el mantenimiento, son deducibles de impuestos. Consulte la Guía para dueños de propiedades de alquiler de la Oficina Australiana de Impuestos (Australian Tax Office) para ver lo que es deducible en su hogar y comunicárselo al propietario.
  • Beneficios de inversión. Al invertir en mejoras a la propiedad que conlleven a la eficiencia del agua y la energía en el hogar, el propietario puede incrementar el valor del inmueble y hacerlo más atractivo para futuros compradores e inquilinos.

Procure presentar cualquier solicitud al propietario o al agente inmobiliario por escrito. También es buena idea llevar un registro de todas las solicitudes y los permisos del propietario de su vivienda o del agente inmobiliario para hacer cambios o mejoras.

Quiere saber y ahorrar más?

Puede encontrar una gran variedad de consejos prácticos en inglés sobre el uso eficiente de energía, desechos, agua y transporte, así como información sobre la ayuda del gobierno, en el sitio web www.energy.gov.au.

Descargo de responsabilidad

La Commonwealth no garantiza la autenticidad del documento del que se hizo la traducción y no expresa opinión alguna sobre la exactitud o inexactitud de la información contenida en el documento original o en esta traducción. La Commonwealth no da ninguna garantía respecto de esta traducción ni de su exactitud. Ni la Commonwealth ni sus funcionarios, empleados o representantes serán responsables de ningún daño, pérdida o lesión ocasionados directa o indirectamente por el uso que cualquier persona haga de esta traducción o por su dependencia de ella, independientemente de que ese uso o dependencia se base en información o asesoramiento brindados por el organismo.

This translation was funded as part of the Australian Government Multicultural Access and Equity policy.